Inicio Cronica Una bala perdida y una silla de ruedas no frustraron el anhelo...

Una bala perdida y una silla de ruedas no frustraron el anhelo de César Navarro de convertirse en Tecnólogo en Educación Física

137
0

Cuando apenas comenzaba a vivir, y con solo 21 años, Cesar David Navarro Altamar, un joven samario lleno de sueños y esperanza, sintió que el mundo se le vino encima en el momento en que una bala perdida hizo que parte de su cuerpo perdiera la movilidad.

Aunque fueron momentos de angustia, en donde la película en la que él era el protagonista parecía cambiar de guion, no sucedió así, los deseos de superación y el apoyo de familiares y amigos hicieron que el rodaje siguiera su curso para un final feliz.

En la ceremonia de grados del pasado 29 de octubre, en la que fueron titulados y certificados 120 integrantes de la familia de la Universidad del Magdalena, un joven valiente y con una sonrisa contagiosa, se imponía entre el grupo de graduandos que poco a poco iban llegando al edificio de aulas Mar Caribe, del Campus Principal, para disfrutar de uno de los días más importantes de sus vidas: la ceremonia de graduación.

“Quiero darle las gracias a la Universidad del Magdalena y a nuestro Rector Pablo Vera, porque han sido fundamentales en todo este proceso. No fue fácil, pero con el apoyo de todos pude salir adelante, es por eso qué mi corazón solo siente gratitud, porque he podido cumplir uno de mis sueños”, manifestó.

El nuevo tecnólogo asegura que, a pesar de las adversidades hay que sacar las fuerzas y seguir luchando por lo que se quiere conseguir. Afirma, además, que los límites están en la mente y que su infortunio lo hizo una persona más fuerte y decidida.

Hoy al recibir su título como tecnólogo, Cesar Navarro, ya está vinculado a la Alma Mater, como entrenador funcional en la Dirección de Bienestar Universitario, dictando clases de Pausas Activas a funcionarios de la institución, trabajo que ha sido gratificante porque las personas cada día muestran satisfacción y halagan su metodología de enseñanza.

El apoyo de docentes y compañeros fue clave para no desistir 

Durante su paso por esta Casa de Estudios Superiores, fueron muchos los momentos en los que este joven luchador, sentía que sus fuerzas para seguir se acababan, pero en el camino encontró personas que le tendieron la mano y lo ayudaron a llegar a la meta final y disfrutar por lo que tanto había trabajado, su título como tecnólogo.

Juan Camilo Holguín Sepúlveda, uno de los compañeros de clases indicó, “el proceso con nuestro compañero ha sido una experiencia gratificante y enriquecedora, siempre contó con nuestro apoyo, pero más allá de eso, todos los días nosotros aprendíamos de él. Cesar es mi ídolo, siempre lo he dicho, quiero ser grande como él. En mi desempeño laboral he tenido unos procesos de iniciación con niños y les recalco y tomo como ejemplo a este campeón, nada es imposible en esta vida, siempre ir hacia adelante, ser pujantes, agradecidos con lo que tenemos, porque muchas veces nos encontramos con personas que tienen para dar más y no lo hacen. Lo de mi compañero es realmente inspirador”.

Por su parte, Nelson Daza Goenaga, director de área de Formación y Coordinador de los programas del área de Deporte del CREO, manifestó, “sentimos una satisfacción muy grande cuando vemos que nuestros estudiantes en condición de discapacidad logran obtener su título. La Universidad con sus políticas de inclusión hace que esta población se sienta importante. Quiero manifestarles a todas las personas que tienen características diferenciales, que crean en nuestra institución y en sus procesos de formación, que con esfuerzo y disciplina se puede lograr lo que anhelamos, yo que también padezco una discapacidad lo logré. Hoy César lo ratifica, porque somos seres humanos con muchos talentos, que nos hemos ido ganando nuestros espacios en la sociedad”.

Desde UNIMAGDALENA y el plan de gobierno 2020-2024, ‘Por una Universidad Aún más Incluyente e Innovadora’, se propende por garantizar el acceso, permanencia y graduación de ciudadanos que ven en la educación superior una salida ante las dificultades que presenta la vida.

Artículo anteriorAlgarrobo/Todo está listo, para el Festival de acordeones y canción inédita del Valle de Ariguaní  
Siguiente ArticuloAir-e socializa avances en sus operaciones comerciales e industriales

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí