Inicio Deporte 180 beneficiarios del Proyecto Fútbol por la Paz retornan a UNIMAGDALENA

180 beneficiarios del Proyecto Fútbol por la Paz retornan a UNIMAGDALENA

6352
0

La cancha del estadio de fútbol de la Universidad del Magdalena volvió a llenarse de risas, juegos y felicidad con el retorno a la presencialidad de las actividades del Proyecto Fútbol por la Paz, tras dos años de pandemia, con la presencia de más de 180 niños y jóvenes pertenecientes a las tres categorías que dispone este programa, que brinda formación deportiva y acompañamiento psicosocial. El escenario deportivo de la ‘U’ volvió a brillar.

Esta estrategia pedagógica que se viene implementando desde el año 2013 a través de la Vicerrectoría de Extensión y Proyección Social, ha permitido que niños, niñas y jóvenes de bajos recursos residentes en barrios aledaños a la Alma Mater, tengan formación deportiva basada en el fútbol como herramienta metodológica fomentando valores, sana convivencia y transformación de líderes.

En la actualidad el Proyecto acoge a beneficiados que se agrupan en tres categorías dependiendo de la edad: la categoría 1, de 5 a 8 años; la categoría 2, niños y niñas de 9 a 11 años y la categoría 3, adolescentes de 12 a 17 años.

El licenciado Harold Llanes Sánchez, coordinador del Proyecto Fútbol por la Paz, expresó su alegría por el regreso de los niños, niñas y jóvenes a las actividades deportivas de la escuela. Asimismo, manifestó que el grupo durante el tiempo de pandemia se mantuvo unido y siempre esperanzado en volver a las actividades deportivas, a los niños, niñas y adolescentes les hacía mucha ilusión volver a ver a sus amigos y regresar a las instalaciones de esta Casa de Estudios Superiores.

Tras dos años de pandemia y suspensión de actividades presenciales

“Es una felicidad inmensa regresar, ver a los niños disfrutar de estos momentos, de estos espacios que para ellos son muy importantes, contento de este retorno a las actividades de forma presencial. Era una expectativa muy grande que teníamos de volver a la presencialidad, el grupo siempre se mantuvo presente y al darles la noticia de que volvíamos la respuesta fue positiva al ver más de 150 niños de las tres categorías presente en este retorno”, aseguró el licenciado Harold Llanes Sánchez, coordinador del Proyecto Fútbol por la Paz.

Futbol por la Paz es un proyecto dirigido a la población vulnerable alrededor de la Universidad del Magdalena, donde se inculcan valores por medio del fútbol, es una forma de poder transformar familias por intermedio del deporte. Valores como el respeto, responsabilidad, bondad, amabilidad, el amor, voluntad, porque son valores que forman a los niños como personas y los ayudan a salir adelante en su vida.

La felicidad de los niños y jóvenes

Volver a practicar fútbol, reencontrarse con sus amigos, recibir las instrucciones de los profesores y patear el balón eran cosas que los niños, niñas y jóvenes de Fútbol por la Paz anhelaban, no veían la hora de regresar a sus prácticas de manera presencial, por tal razón cuando recibieron la noticia de que había llegado el día para volver a los entrenamientos sus rostros se iluminaron de la alegría y emoción.

Así lo narró Juan Esteban Arzuaga, uno de los niños que hace parte de este proyecto, “para mi volver significa felicidad, reencontrarme con muchos amigos después de tanto tiempo, es muy bonito volver a jugar, a reír y a juntarnos con todos los profesores de física. Lo que más me gusta de Fútbol por la Paz es la variedad de personas que escogen para jugar, que no importa la edad, que no importa el tamaño, esta es una verdadera inclusión”, manifestó Juan Esteban.

La Universidad retomó las actividades de este  proyecto con respuesta positiva por parte de los niños y padres de familia

Por su parte, Sebastián David Salas, indicó: “estos dos años para mi fueron tristes porque no veía a mis amigos y cuando me dieron la noticia que íbamos a volver sentí mucha felicidad de volver a verlos, al igual que los profesores, además de conocer las nuevas caras. Me siento muy feliz de pisar un terreno de juego, una pelota, que es lo que salva vidas. Extrañaba mucho patear el balón, reír, jugar, que es lo esencial. Fútbol por la Paz es una escuela que no tiene que ver con el género, ni la edad, es algo de resaltar, llevo siete años haciendo parte de este programa y amo este proyecto, además me hace mucha ilusión llegar a la juvenil”.

Padres y madres agradecidos con Fútbol por la Paz

Los padres de familia no pudieron ocultar la felicidad que sintieron al volver a las actividades deportivas, son conscientes que este Proyecto de Fútbol por la Paz les brinda un gran beneficio a sus hijos, además que les ha servido para su crecimiento personal, mejorar y fortalecer la relación con sus hijos. Así lo expresó Félix Octavio Rojas López, padre de Juan Pablo Rojas Arnedo, quien pertenece a la categoría 3.

“Estamos muy contentos de regresar a las canchas después de dos años de pandemia donde nos encerró a todos. Es un momento importante volver a la universidad donde tanto él como su núcleo familiar hemos aprendido bastante. Es muy importante lo que está haciendo la Universidad del Madalena, no solo con sus estudiantes, sino que está pensando en grande con los jóvenes que están alrededor de la universidad, es un proyecto muy interesante, estoy muy contento por los logros alcanzados”, expresó Félix Octavio Rojas López.

Fútbol por la Paz actualmente tiene integrantes de 18 barrios circundantes a la Alma Máter y otros barrios de la ciudad, entre los que se encuentran: Villa U, Las Malvinas, El Piñón, Cerro las 3 Cruces, Villa del Río, Avenida del Río, Simón Bolívar. También se incluyen otros barrios tales como: Los Laureles, Bulevar de las Rosas, Santa Ana, 8 de Febrero, Villa Marbella, Villa Bella, Líbano, Villa del Mar, Ciudadela, Colinas del Río y San José del Pando.

Artículo anteriorAlcaldesa Virna Johnson inició obras para construcción del Centro de Salud de Gaira
Siguiente ArticuloAlcaldía rechaza destrucción de paraderos de buses del SETP

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí