Inicio Actualidad La «Fuerza» del perdón, la clave del SÍ a la Paz en...

La «Fuerza» del perdón, la clave del SÍ a la Paz en el Cesar

174
0

Carlos Caicedo y Navarro Wolf se encontraron ante estudiantes del Sena y empresarios de Aguachica, así como también hablaron líderes que una vez fueron víctimas del conflicto.

Muchos años trascurrieron en algunas localidades del Cesar, para que un grupo ciudadano izara nuevamente las banderas de la Paz entre sus  polvorientas calles, escenarios que una vez los paramilitares y los subversivos usaron como zonas de guerras, cuyo  fuego cruzado  acabó con la vida de muchos  inocentes; entre esos,  los familiares de  Meybis Murgas, Gestora Social de La Loma,  corregimiento que pertenece al municipio de El Paso; la docente Yaneth Yalí; y el excandidato a la alcaldía de La Jagua de Ibirico por el Partido Verde, Olivio Jiménez.

Todas estas víctimas que arrojan una clara evidencia de un cincuentenario conflicto que no perdonó color, ideología y género, contrario a los citados personajes quienes luego de la pedagogía  de Fuerza Ciudadana, decidieron perdonar a sus victimarios y reconciliarse con su pasado y con la vida tras convencerse que sólo con un SÍ en el plebiscito del 2 de octubre podrán dejar para siempre a la violencia que tanto los marcó.

De víctimas a líderes del perdón

El primer ejemplo estremecedor lo da Yaneth Yalí, una veterana docente que ha visto como la muerte arribó a la Loma para acabar con varias  generaciones que hoy sólo se ven en los álbumes de su memoria.

Siendo así Yaneth, hoy educa a decenas de pequeños en un preescolar que desde su nombre, Mi Mundo y Yo, muestra como decidió apartarse  de las esferas del conflicto, de cara a mejorar o cambiar el futuro del país, representado  en la formación de los niños.

«Se puede decir que prefiero la Paz porque me cansé del sufrimiento originado por el accionar de los violentos; ellos amenazaban a todos en La Loma. Sitiaban al pueblo y el que salía por descuido también lo mataban. Y yo no quiero eso para los niños, quiero que crezca el campo, que mejore la educación y las oportunidades de empleos para nuestra gente, agotada por tanto dolor. Por eso votaré SÍ», expresó Yalí en medio de una voz de carácter que sólo se entrecortaba con cada chispazo del dolor que revivía con sus recuerdos.

Sin embargo, el dolor en ésta población sólo los hizo más fuertes, ejemplo de ello lo da Meybi Murgas, quien de desplazada por la violencia pasó a ser una importante líder de la región al ocupar el cargo de Gestora Social en un municipio con más de 7.000 víctimas, el cual administra junto a su esposo Ilario De La Cruz, el Alcalde.
«…No me gusta hablar de eso porque mi familia fue desplazada en la década del 90 a causa de las amenazas y el terror que imponían los insurgentes y las autodefensas. Pese a ello, volvimos y no solo nuestra gente nos escogió para liderar al pueblo, sino también para liderar el perdón hacia aquellos que nos hicieron daño por tanto tiempo. Ahora hacemos diariamente talleres por el SÍ, por tal razón nos unimos a la iniciativa de Fuerza Ciudadana. Queremos enterrar el pasado y no ver a la guerra nunca más», manifestó la Gestora.

Lista de ejemplos a la que se suma la experiencia de Olivio Jiménez, quien vivió el accionar de la muerte en su familia. «La guerrilla asesinó a mi padre en el periodo más critico, pero votaré por el SÍ a la Paz, porque no quiero que más colombianos sigan muriendo a causa de la guerra», dijo el líder político de La Jagua.

De esta forma culminó la segunda visita en menos de dos semanas de ‘la Fuerza se mueve hacia la Paz’ en el Cesar, donde una pronunciada comitiva de simpatizantes y estudiantes del colegio Valentín Manjarres, de la Loma, le pusieron color al recorrido que ha hecho historia por ser el primero en promover el SÍ en las principales localidades de los 7 Departamentos del Caribe.

Sin olvidar el voto de confianza que Fuerza Ciudadana y Carlos Caicedo recibió  este martes por parte del senador y dirigente del Partido Verde, Antonio Navarro Wolf, más el sector empresarial y los aprendices del Sena de Aguchica, segunda ciudad del Cesar. «Seguiremos trabajando por el SÍ y por la Paz de Colombia. Pero los cambios sólo serán posibles en el país si las personas están dispuestas a ello», puntualizó Carlos Caicedo.

Artículo anteriorPlan de Ordenamiento Territorial de Santa Marta será piloto a nivel Nacional
Siguiente ArticuloMiles de cienagueros se preinscribieron en el programa Mi Negocio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí