Inicio Opinion Editorial: Las Carnestolendas y las Cavañuelas

Editorial: Las Carnestolendas y las Cavañuelas

71
0

Estas son épocas que desde nuestros ancestros no podemos sustraernos, desde siempre los mayores estaban pendientes de las cavañuelas con el fin de programar las siembras que debían coincidir con las épocas lluviosas para obtener una buena cosecha y disponer de suficiente dinero para gozarse los carnavales.

Pero se preguntarán, que tiene que ver una cosa con la otra, pues bien; como quiera que este año es un año en que se re­conocerá o se rechazará la labor realizada por el gobernador y los alcaldes del departamento, muchos están haciendo sus cávalas para participar y gozar el carnaval político que se ave­cina y aunque se prohíbe a los funcionarios su participación en política cada uno comoquiera que son la parte representativa de un grupo político que pretende continuar con el poder y man­do para que sus comunidades y municipios puedan continuar observando y gozando del desarrollo de una región que se ha mantenido por años, olvidada.

Como apenas comienza el agite político, para algunos, aque­llos que no han participado del ponqué administrativo, porque desde hace rato se han armado los cuadros de concejo, se han analizado los candidatos a la asamblea y se han realizado aproximaciones con el jefe de gobierno departamental para ver y qué condiciones tiene ‘el gallo que lo representará en los próximos comicios’. Con estos ítems satisfechos presentará a su pollo que lo reemplazará en la nueva administración que se inicia el 1 de enero del 2016.

Entonces ya conocidos y analizados los personajes, se inicia la escogencia del partido o se escuchan las consejas para fijar conque aval se bailará el carnaval político, porque sin ofender a los grandes y pequeños políticos, cada contienda eleccionaria día a día se convierte en un carnaval donde se desata el fervor por una causa y unas candidaturas políticas que entre luces, presentaciones de grandes artistas que al ritmo multicolor de las banderas, pendones, afiches y comandos pintados con llama­tivos colores que muestran conque aval participa el candidato.

Noche tras noche los comandos cada vez son visitados por cada día mayor cantidad de personas que van ofreciendo sus capacidades de convencimiento que aumentara el caudal de votantes que favorecerá a no dudarlo al candidato escogido que le brinda a través de sus capitanes refrigerios y la promesa de un trabajo bien remunerado, pero este personaje o mejor estos personajes también están pendientes de sus cávalas y así recorren varios comandos con la creencia que su cuento se han creído.

Por esto y mucho más que veremos en estos meses, es que consideramos que es una fiesta carnestoléndica donde se verán situaciones de alegría y llanto don el baile prevalecerá y al final todo como al principio, haciendo cávalas para saber cómo se desarrollará esta nueva etapa en la vida política de los triunfadores y también de los perdedores que tendrán tiempo suficiente para analizar el por qué no coronaron.

¿Carnestoléndicas y cavañuelas están unidas se dan cuenta por qué?

Artículo anteriorEn marzo asamblea general de Coolechera
Siguiente ArticuloAutoridades toman medidas ante caso de peste porcina clásica en el distrito

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí