Inicio Culturales El nuevo Museo del Oro Tayrona: Un regalo del Banco de la...

El nuevo Museo del Oro Tayrona: Un regalo del Banco de la República para Santa Marta y el mundo

251
0

Csa de la Aduana Museo del Oro Tayrona

Santa Marta, la bahía más hermosa de América, cuenta con un atractivo más, para visitantes y lugareños, se trata del nuevo Museo del Oro Tayrona antigua Casa de la Aduana, la cual, fue declarada por el Ministerio de Cultura como Monumento Nacional, en 1979 y poco después fue adquirida por el Banco de la República, que a través de un proceso de restauración que demoró varios años, logró transformarla en un museo diferente, como aporte a la renovación que emprendió la ciudad con la recuperación del centro histórico.

“El Museo del Oro Tayrona será un espacio vivo en Santa Marta. Un lugar de conocimiento, reconocimiento y fortalecimiento de la identidad de las personas del Magdalena, en donde todos los visitantes, colombianos o extranjeros, encontrarán inspiración. Un Museo que comparte experiencias y al que se querrá volver una y otra vez”, afirma María Alicia Uribe, Directora del Museo del Oro del Banco de la República.

Esta emblemática edificación de más de 300 años, recoge múltiples voces sobre el pasado y el presente del departamento del Magdalena. Tiene un área total de 1.226 metros cuadrados, divididos en cuatro salas temáticas que fueron diseñadas con la participación de la comunidad, para que se constituya, en uno de los atractivos culturales y turísticos más importantes del Caribe colombiano que a partir de este 25 de octubre, abre sus puertas al público, mostrando 471 piezas prehistóricas, 207 guia y periodistasLa antropóloga María Luisa Uribe, realizó el recorrido guiado, para los periodistas, entre ellos la directora de El Vocero de la Provincia, Josefita Orozco.de orfebrería, 86 de cerámica, 9 de hueso, 18 y 151 de piedra y un gran número de piezas arqueológicas, etnográficas y coloniales. Lleno de historias y narraciones que ayudan a entender y disfrutar la complejidad de esta región del Caribe colombiano.

El proceso contempló la intervención completa de la Casa, bajo los preceptos de inclusión social y sostenibilidad ambiental que aplica el Banco en sus proyectos de infraestructura, así como la restauración de muros, pisos, maderas, ornamentación y acabados según los conceptos originales de la edificación colonial. Además de la construcción de un nuevo guión curatorial, que no solo contempló la adecuación de las salas arqueológicas, sino que buscó narrar la historia de la Casa, celebrar la diversidad cultural del Magdalena y conmemorar que el Libertador Simón Bolívar fue huésped de la Casa y que allí se realizó su funeral.

El nuevo guión del Museo, a lo largo de cuatro salas, Sociedades prehispánicas, La gente cultural. De esta manera la herencia ancestral de las comunidades indígenas de la región se coteja con su diversidad actual y la riqueza cultural de los grupos humanos que habitan hoy el Magdalena, se entiende a partir de la historia de la ciudad y la región. Historia que también se hace presente en las narraciones que cuentan las idas y venidas de la Casa de la Aduana y de sus sucesivos ocupantes; así como en el orgullo que sienten los samarios por la presencia de Simón Bolívar en su ciudad.

figuras en oro TayronaSe observan los trabajos de orfebrería en oro, realizados por la etnia TaironaTodo un equipo interdisciplinario, participó del trabajo colaborativo de diferentes expertos: de investigadores, museógrafos, arqueólogos y antropólogos del Museo del Oro; el historiador Joaquín Viloria, gerente del Área Cultural del Banco de la República en Santa Marta; varios historiadores, académicos e investigadores samarios, así como instituciones académicas y culturales de Colombia y el mundo.

De este proceso, sin duda, uno de los aspectos más novedosos fue la participación de distintos miembros de la comunidad: pescadores, campesinos, indígenas de la Sierra y la sabana, universitarios, escolares, vendedoras de pescado frito o de dulces de coco y otros pobladores del Magdalena. Ellos dijeron lo que querían encontrar en su museo y aportaron sus saberes y sabores para contar la historia de todos.

Artículo anteriorDrummond Ltd. realiza gestión ambiental para mantener limpias las playas
Siguiente ArticuloChivolo: INVIAS responde interrogantes sobre la vía Chivolo – Apure

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí