A partir del 1 de junio y hasta el 30 de noviembre se da inicio oficial a la Temporada de Huracanes y otro tipo de ciclones tropicales (depresiones y tormentas tropicales) en el océano Atlántico, mar Caribe y golfo de México, por lo que desde ya el país ha empezado a prepararse frente a estos fenómenos que afectan de manera directa a los departamentos de la región Caribe y el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

De acuerdo con los pronósticos del IDEAM y con base en la información del Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos, se prevé para este año una temporada de ciclones más activa de lo normal, aunque con menor intensidad a la del 2020. En una temporada normal pueden llegar a presentarse en promedio 12 tormentas tropicales, 6 huracanes y 3 huracanes mayores (entre categoría 3 a 5), sin embargo para este año, se estima que pueden llegar a presentarse entre 13 y 20 tormentas tropicales, las cuales entre 6 a 10 pueden llegar a convertirse en huracanes y 3 a 5 de ellos llegar a las categorías superiores.

Frente a este panorama, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres –UNGRD-, empezó a trabajar en los procesos preventivos para este temporada de huracanes, realizando la actualización del Protocolo Nacional de Alerta por Ciclones Tropicales, en donde se establecen responsabilidades y se definen las acciones necesarias para el monitoreo y pronóstico de la actividad ciclónica que puedan tener incidencia en Colombia, así como las acciones para la generación de información pública y alertas y la difusión de las mismas.

“Desde principios de año hemos conformado la Mesa Técnica Nacional de Alerta por Ciclones Tropicales en la cual las entidades que la  conforman han podido realizar la actualización de nuestro protocolo de alerta por huracanes, esto sistematizando las experiencias que nos dejó Eta e Iota el año pasado en el país. Hay que recordar que aunque estos fenómenos tienen incidencia directa sobre las regiones Caribe e Insular, traen también consigo consecuencias indirectas sobre el resto del territorio nacional, por lo que todo el país debe estar atento a la evolución de la temporada” manifestó el Director de la UNGRD, Eduardo José González.

Así mismo, se generaron los lineamientos preparativos ante esta temporada de Ciclones Tropicales la cual está dirigida a los gobernadores, alcaldes, coordinadores de Gestión del Riesgo, Corporaciones Autónomas regionales y entidades del SNGRD de la región Caribe e Insular, para que empiecen desde ya a tener los planes, protocolos y estrategias de respuesta que permita afrontar alguna situación que llegue a presentarse por consecuencia directa o indirecta de uno de estos fenómenos.

Es importante establecer que entre agosto y octubre es cuando mayor actividad ciclónica se presenta sobre el Atlántico, el Caribe y el Golfo de México, y para Colombia las zonas de mayor exposición son el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina y sus Cayos así como la península de La Guajira, sin embargo, esto no quiere decir que no pueda tener afectaciones directas también sobre los demás departamentos de la región Caribe como el Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, Magdalena, Sucre e incluso Antioquia en su zona costera.

Es importante que las comunidades de la región Caribe e Insular también desarrollen acciones y sigan las recomendaciones impartidas desde los gobiernos nacional y local con el fin siempre de salvaguardar y proteger su vida y la de sus familias.

En tal sentido se hace un llamado para que se realicen acciones preventivas como la limpieza de escombros, el aseguramiento de techos y ventanas, realizar la limpieza de canales y desagües. Estar atentos a la información del IDEAM y de las autoridades de Gestión del Riesgo.

Se debe construir o actualizar el Plan Familiar de Emergencias que determine puntos de encuentro y resguardos seguros, almacenar los contactos de las entidades de socorro, informarse sobre los planes de respuesta local y departamental. Disponer de un kit de emergencia con radio portátil, linternas, baterías en buen estado, agua y alimentos envasados, botiquín, implementos de aseo, y otros insumos como pañales, elementos para las mascotas en caso de tenerlas. Recuerde que los animales también hacen parte de su familia y responsabilidad, inclúyalos en su plan.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *