Tener una adecuada disposición de residuos sólidos en un municipio, es sinónimo de buenos hábitos en su gente y en las entidades que tengan competencia directa con esta labor.

En la salida de Guáimaro hacia la vereda Aserradero se identificó un botadero de poda de árboles, restos de animales sacrificados y elementos biodegradables que se convierten en puntos importantes de contaminación que pueden desencadenar diferentes olores putrefactos y hasta infecciones en los habitantes del corregimiento.

Por esta razón, la Administración Municipal de Salamina, emprenderá una campaña de recolección y clasificación de residuos y concientización a las personas que habitan en esta zona para que tengan un mayor compromiso y sentido de pertenencia, cumpliendo con los horarios establecidos en el que pasa la empresa prestadora de servicios de aseo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *