En el primer caso, Carmen Cien, ubicado en el corregimiento Guacamayal, fue identificado un transformador de 112.5 KVA dentro del predio, al cual no permitían el ingreso para la toma de lectura o revisión del equipo de medida de la empresa, evitando así que se registrara adecuadamente el consumo mensual.
Como seguimiento a esta condición anomala, a fines de febrero se instaló un equipo de medida a las afueras del predio, encontrando que habían sido alteradas las conexiones.

A raíz de esta irregularidad y por posibilidad de originarse un peligro inminente fue suspendido el servicio por parte de la empresa comercializadora de energía.

El consumo alterado asciende aproximadamente a los 18 millones de pesos mensuales. El monto total de lo defraudado supera los 120 millones de pesos.

El segundo caso, Finca Garrapatas, fue ubicado en Sevilla a km 3.2 de Tucurinca jurisdicción de Zona Bananera, donde también se detectó un transformador conectado por fuera del equipo de medida.

Por tratarse de un transformador de alta capacidad, el riesgo para la prestación del servicio y la salud de las personas es evidente, toda vez que no están certificadas la calidad de la instalación ni los materiales usados.

El transformador y las cargas encontradas al momento de la inspección indican que el consumo ilícito de energia equivale a 138 millones en los 6 meses estimados del consumo irregular aproximadamente.

Para ambos casos la empresa iniciará las acciones legales pertinentes al delito de Defraudación de fluido el cual contempla repercusiones legales.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *