La Universidad del Magdalena por medio del Programa de Antropología realizará el lanzamiento del documental ‘Salaminita: Voces de un renacer’, el cual esproducto del proyecto “El Olvido que no seremos” del grupo de investigación Oraloteca, desarrollado con el apoyo de la Vicerrectoría de Investigación de la Universidad del Magdalena de la Institución.

La presentación del documental será hoy lunes 9 de abril en el marco de la celebración del Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas y se realizará en el auditorio Madre Margot del Centro Cultural San Juan Nepomuceno; evento que será abierto para todo público y que contará con la presencia de la comunidad que participó en el documental.

Este film evidencia el caso de violencia que se registró en Salaminita, corregimiento del municipio Pivijay, Magdalena, el cual ha sido uno de los sitios más afectados por los grupos armados en Colombia desde 1999. Los constantes asesinatos a los habitantes fueron el detonante del terror y el inicio del desplazamiento, pero la destrucción completa del pueblo fue lo que acabó la resistencia de la comunidad. Así fue como desapareció gran parte del corregimiento que comunicaba los municipios de Fundación y Pivijay, a pesar de la tragedia nunca tuvieron acompañamiento de algún ente territorial.

El documental recibe este nombre en honor a la asociación de víctimas de Salaminita Asorenacer, dirigida por los líderes de esta comunidad, siendo una herramienta creada para visibilizar las afectaciones del conflicto armado y resaltar la lucha de los habitantes por ser escuchados.

Fue dirigido por la antropóloga Raiza Llinás Pizzaro, en conjunto con los antropólogos Alexander Rodríguez y Danny Martínez. El documental consta de tres capítulos: el primero cuenta el origen del corregimiento, el segundo narra el conflicto armado y el tercero muestra el renacer y el proceso organizativo de Salaminita.

Precisamente, la antropóloga Raíza Llinás Pizzaro, nos comentó sobre la realización de este documental: “Estuvimos en una jornada de campo que nos permitió conocer el contexto de la población y conocimos de cerca las afectaciones para así elaborar el rodaje. Conversando con la comunidad nos dimos cuenta de ese interés que tenemos por la reconstrucción de la memoria histórica del conflicto armado en el Magdalena, que no se había hecho con tanto despliegue; ya que en este trabajo audiovisual se pudo iniciar con la búsqueda de la verdad, la dignificación de su buen nombre y fortalecer o ayudar al proceso como un ejercicio de la reparación simbólica de las víctimas.”

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *