La Gobernadora del Magdalena Rosa Cotes, llegó al corregimiento de Buenavista, municipio de Sitionuevo acompañada de la Confraternidad Carcelaria de Colombia, y miembros de la Fundación Ancla de Suecia con quienes se entregaron nuevas aulas escolares para la Institución Educativa Técnica Departamental San José de Nueva Venecia, con sede en este corregimiento.

La Confraternidad Carcelaria de Colombia, es una organización que, como su nombre lo dice, atiende a la población carcelaria del país. A través de ésta se realizan proyectos de unidades restaurativas que nacen en el marco del proceso de paz, para reconciliar a la población víctima de la violencia con sus victimarios, y de esta manera, en alianza con la Fundación Ancla entregan nuevas oportunidades a los niños a través de estas aulas, dándole permiso al perdón por medio de la educación.

Alrededor de 80 niños son los beneficiados con las aulas entregadas

En el gobierno social de Rosa Cotes, iniciativas como estas no quedan sueltas y como un compromiso con la comunidad, todo el mobiliario escolar fue dado por la Administración Departamental.

“Desde un comienzo sentimos el apoyo de la Gobernación, siempre hubo interés en acompañar el proceso. ¡Qué bueno tener a la Gobernadora aquí! Esperamos que estos proyectos tengan una continuidad”, afirmó Lácides Hernández, presidente de la Confraternidad Carcelaria de Colombia.

La Fundación Ancla donó la infraestructura de las aulas para reconocer que en Buenavista, pueblo palafito de Colombia, no solo le dieron paso a la reconciliación, sino que esta construcción es la manera simbólica de decir que a través del perdón son testimonios de paz y que allí hubo un proceso restaurativo.

“No tenemos que decir más sino gracias a la Fundación Ancla por estas aulas escolares que serán muy útiles para nuestros niños de este corregimiento, continúen con esta labor tan linda en beneficio de las poblaciones que más lo necesitan. Por otro lado, tenemos una buena noticia para la comunidad, gestionamos con la Unión Europea la pintura para las fachadas de sus casas y esa es la razón por la que representantes de Pintuco se encuentran aquí”, aseguró la Gobernadora del Magdalena.

Como parte del proceso de reconciliación, las personas que se unieron al proyecto de unidades restaurativas fueron certificadas y además, recibieron cartas de sus ofensores desde las cárceles como muestra de su arrepentimiento.

“Esto cayó como mandado del cielo, es una bendición de Dios porque en verdad lo estábamos necesitando. Nosotros usábamos la iglesia como aulas escolares y ya los niños tendrán un espacio adecuado para estudiar. Estamos muy agradecidos con nuestra Gobernadora Rosa Cotes que nos ha ayudado de corazón”, manifestó Dagoberto Peláez, líder de la comunidad de Buenavista.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *