El amor a la tierra es el lema de vida de la familia Rodríguez Manga. Tras permanecer más de 17 años por fuera de su predio, como consecuencia del actuar de los grupos armados, sus integrantes lograron retornar y trabajar su tierra.

Siete meses después de la entrega material del predio, esta familia avanza en el proceso de implementación de su proyecto productivo. Ya recogieron la primera cosecha de lo sembrado.

“Mi hermano tenía 17 años sin venir a esta tierra porque lo habían amenazado y le tocó irse, pero hoy está de regreso y juntos hemos hecho las siembras y adecuado el predio para cuando llegue el ganado”, indicó Ariel Rodríguez Manga, beneficiario de restitución.

Por su parte, Olga Manga aseguró: “estoy muy agradecida con el presidente Juan Manuel Santos porque hoy estoy con mi familia de regreso a mi predio y juntos estamos trabajando para verlo producir como antes”.

El predio en el que esta familia se encuentra se llama La Esperanza. Los Rodríguez afirmaron que creyeron en el proceso de restitución de tierras, por medio del cual se les reconocieron sus derechos.

“Para nosotros es grato ver el resultado de nuestro trabajo. Ver a esta familia trabajar junta para ver producir el predio es algo que resulta ser muy gratificante”, indicó Rodrigo Torres, director de la URT en Magdalena y Atlántico. Además, el funcionario agregó que “en Sitionuevo, los jueces han proferido 22 sentencias que han favorecido a 185 familias que fueron víctimas de los paramilitares”.

 LA HISTORIA DE SITIONUEVO

Las familias de Sitionuevo, Magdalena, fueron víctimas del Bloque Norte de las Autodefensas Unidas de Colombia, responsables de las muertes de cuatro parceleros, entre ellos el esposo de Olga Manga. Los paramilitares, además de los homicidios, cometieron extorsiones y generaron el desplazamiento de más de 450 personas, entre los años 1994 y 2000.

Para el caso de La Trinidad, un grupo de 120 parceleros llegaron a esta vereda reubicados por el Incora, entidad que le asignó a cada uno 23 hectáreas. Esto se dio como consecuencia de la declaratoria de Isla Salamanca como parque natural. Sin embargo, los homicidios perpetrados por los paramilitares generaron el desplazamiento de esta comunidad, en el año 2000.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *