Los habitantes del barrio Miramar, indignados, tomaron la decisión de prender llantas y colocar pedazos de palos en la vía que conduce de la Institución José María Benavides  a  la construcción del nuevo mercado público, para protestar por el vertimiento de aguas del alcantarillado..

Según información suministrada por la señora Rosa María Miranda, se ha colocado tutela para proteger  el derecho a la salud y a la integridad física, se han hecho derecho de petición, incidentes de desacato  para que la alcaldesa Lourdes del Rosario Chicre, tome medidas al respecto; sin embargo, el problema ha seguido igual.

Agrega Miranda Muñoz: “La comunidad ha tomado la decisión de quemar llantas y hacer este paro, bloqueando la vía porque están recibiendo mucho perjuicio, puesto que hace más de un mes, que tenemos el alcantarillado rebosado. Los niños se han enfermado con fiebre, dolor de cabeza, hemos tenido los niños hospitalizados”.

La señora Mabel Olivares, manifiesta que las aguas del alcantarillado que día tras día sale por el manjol, afecta la salud de los niños, puesto que les daña los pulmones, por lo que solicita a las autoridades corregir en el menor tiempo posible ese problema.

Zuly Rojas Ramírez habitante del barrio Miramar manifestó: Me quejo porque le hemos pedido a la alcaldesa, que haga gestión para que se arregle el alcantarillado, porque estamos recibiendo  muchos perjuicios, el olor es insoportable cuando vamos a consumir los alimentos, se nos quita el apetito.

Al concluir Rojas Ramírez sostuvo: “Es un olor muy desagradable, sobre todo cuando pasan los vehículos y mueven esas aguas, por eso decidimos hacer el paro, debido a que son muchos los perjuicios; por lo que le agradeceríamos encarecidamente  a la Alcaldesa, al Personero y concejales que nos ayuden a solucionar ese problema”.

 

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *