El Secretario de Salud Departamental lamentó que los diputados opositores del Magdalena realicen un debate con elementos especulativos y no apegados a la realidad.
En tres ocasiones, el secretario seccional de Salud del Magdalena, Julio Salas, ha tenido que soportar, con paciencia, los insultos, injurias y comentarios desobligantes de la mayoría opositora de la Asamblea del Magdalena. Ya es habitual, cuando se trata de demostrar las ejecutorias del gobernador Carlos Caicedo.
La última, el pasado 10 de junio, llevó a recordar la importancia de no dejarse llevar por los descalificativos, reconfigurando la frase que el gobernador Caicedo lanzó en su día cuando aspiraba a la Alcaldía de Santa Marta: “A cada insulto lo respondemos con resultados”.
Ante la sordera e incluso expresiones de burla de algunos diputados, el médico Julio Salas desmintió, así como lo hizo el secretario jurídico de la Gobernación, José Humberto Torres, algunas falacias dichas.
Recordó, por ejemplo, que nunca hubo un concurso para proveer los cargos de gerentes de los hospitales. “No hay un concurso, eso se acabó por ley. Se hizo una convocatoria para recibir hojas de vida y luego de un mecanismo para seleccionar las hojas de vida fueron posesionados”, indicó Salas.
El médico Salas, como el propio gobernador Caicedo y muchos otros ciudadanos magdalenenses, ha tenido que hacer esfuerzos en su vida para crecer como profesional le recordó a los diputados que “nosotros representamos lo contrario a ustedes: somos personas del común, independientemente de dónde venimos, llegamos a la administración pública con nuestro esfuerzo para aportarle a la gestión que se hace por el departamento del Magdalena”.
“Nosotros representamos los intereses colectivos y por eso nos dedicamos día y noche a trabajar desde nuestras competencias por el pueblo magdalenense”, anotó.
Salas lamentó que en el debate no se pudiera expresar los avances en los esquemas de atención en salud, la adquisición de ambulancias o la formulación de proyectos que permitan repotenciar la infraestructura de la red pública de salud, históricamente saqueada por las familias tradicionales.
“El debate, como muchos otros, responde a un show más de amedrentamiento, fustigación, de la mayoría de los diputados que nos propinan. Podríamos escribir un libro amplio con toda clase de descalificaciones”, puntualizó el médico Salas Burgos.
El debate, que terminó para vergüenza de los diputados, ratificó en los funcionarios departamentales la necesidad de trabajar, como lo ha hecho desde el 1 de enero de 2020, el gobernador Carlos Caicedo: ante los insultos y amenazas, siempre existe un resultado positivo que demuestra que el Cambio ha llegado para quedarse en el Magdalena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *