Por. Javier Lastra Fuscaldo –Agente Interventor de Electricaribe

El reglamento publicado el pasado 28 de septiembre para la vinculación de un inversionista-operador para el sistema de distribución local y de transmisión regional atendido por Electricaribe en los siete departamentos de la costa, permitirá conocer el interés que pueda existir en el mundo.

El inversionista que decida participar en la convocatoria deberá ofertar por las acciones de una  nueva sociedad a quien Electricaribe le transferirá los activos, pasivos y contratos asociados a la operación.

El ejercicio que deberá hacer el inversionista para presentar su oferta debe basarse en la rentabilidad del negocio, teniendo en cuenta los ingresos futuros enfrentados a las inversiones en la infraestructura de la compañía,  de acuerdo a lo que apruebe la Comisión de Regulación de Energía CREG con base en el plan de inversiones presentado por la empresa el pasado 17 de septiembre, el monto de los pasivos laborales, pensionales y demás acreencias que actualmente están en etapa de reestructuración por el Agente Interventor para disminuir  los montos y hacer más flexibles las condiciones, deudas que ascienden a los 2.4 billones de pesos.

Los acreedores financieros podrían recuperar sus acreencias reestructuradas, estimadas al momento de la intervención en 1.7 billones de pesos, ofreciendo recursos nuevos para acometer parte de las inversiones que se requieren para mejorar la calidad del servicio.

Por su parte, los generadores de energía quienes también tienen acreencias antes de la intervención por más de 380 mil millones de pesos aspiran también a recuperarlas. La  buena relación comercial que existe entre la empresa intervenida con los generadores debe mantenerse hacia futuro, pues Electricaribe es un gran comprador de energía por encima del 23% de la demanda del país.  Y los demás acreedores, también formarán parte de la lista con sumas  del orden de 240 mil millones de pesos. A todos los acreedores, por ley,  hay que garantizarles la igualdad, lo que en procesos de insolvencia se conoce como la “par conditio creditorum”.

Aunque moderado, hay optimismo por parte del estructurador de la solución, la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN), puesto que se trata de un mercado importante dada su magnitud, pero también por el nivel de desarrollo que pueda alcanzar el servicio una vez se ejecuten las inversiones que permitan recuperar las pérdidas de energía y aumentar los índices de recaudo, lo que mejora ostensiblemente los ingresos.

El proceso de vinculación del  inversionista si bien se prevé terminarlo a finales de febrero de 2019, el próximo 16 de noviembre se sabrá si hay jugadores,  ese es el último  día para la precalificación de interesados.  De lo contrario se activarán inmediatamente los planes alternativos hasta encontrar la solución estructural y mejora del servicio que en últimas es lo que esperan los usuarios.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *