Para preservar y asegurar la reproducción del bagre rayado inició el pasado primero de mayo el primer periodo de veda.
Durante este periodo que se extenderá hasta el 30 de mayo está prohibido pescarlo, almacenarlo, venderlo y transportarlo.
Con la veda, se busca el aprovechamiento racional de los recursos pesqueros a fin de alcanzar su sostenibilidad en el tiempo, más aun tratándose del bagre rayado del Magdalena, especie endémica del país que ha sido declarada en estado crítico según el Libro Rojo de Peces de Aguas Dulce de Colombia.
Dos veces al año y por norma se realiza la restricción de pesca para esta especie, siendo esta la primera temporada que va del primero al 30 de mayo, con el fin de permitir que las poblaciones de este pez puedan recuperarse debido a que históricamente ha sido uno de los peces más capturados.
El bagre antiguamente alcanzaba hasta 1,5 m de longitud pero según investigaciones de la Fundación Humedales la medida ha disminuido a 130 y 120 cm. En tiempo de no pesca la mínima talla permitida de captura es de mínimo de 80 cm.
Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *