El Programa de Alimentación Escolar, cumpliendo con el enfoque étnico y diferencial, distribuye alimentación en 26 sedes de dos instituciones educativas de la población indígena Arhuaca, ubicada en la cuenca del Río Aracataca y Fundación, beneficiando a cerca de  1.200 estudiantes con Suplemento AM y almuerzos diarios durante el calendario escolar cafetero.

Los recursos del PAE para la población indígena Arhuaca, son administrados por sus autoridades administrativas representadas por el cabildo gobernador Rogelio Mejía Izquierdo.

En una visita de campo realizada al pueblo indígena ArhuacoGúnmaku ubicado en zona rural del municipio de Aracataca, se pudo evidenciar la manera como respetando las tradiciones y las costumbres ancestrales, desde la llegada de las provisiones, la distribución, la preparación de los alimentos y su consumo llega el PAE del Magdalena.

En el resguardo indígena Gúnmaku, cuya institución educativa  atiende una población cercana a los 300 estudiantes, en su mayoría indígenas, además de campesinos de veredas y caseríos cércanos, quienes reciben educación, reciben también, un complemento alimenticio y su almuerzo diario.

Gunnawi Mejía, una odontóloga de profesión perteneciente a esta comunidad, es la encargada de coordinar la ejecución del Programa de Alimentación Escolar, ella guio el recorrido para dar cuenta de cómo es el almacenamiento de los alimentos y de que está compuesto. Antes de iniciar el recorrido y respetando los protocolos tradicionales, se hizo una visita a las autoridades espirituales de la población, los mamos, a quienes a través de Gunnawi, se les explicó cuál era el propósito de la visita y luego de recibir su autorización se procedió al recorrido por el comedor escolar donde más de 280 estudiantes consumen sus alimentos.

Cuenta Gunnawi, que ha sido una gran experiencia poder administrar su propio PAE, puesto que les ha permitido conservar sus costumbres en todos los procesos de la cadena alimenticia.Para las autoridades indígenas no fue de buen recibo inicialmente todo el proceso de la alimentación escolar, temían que se saliera de sus costumbres;  sin embargo, luego de un proceso de concertación la aceptaron, pero todo lo que ingresa al resguardo debe pasar por la revisión espiritual de los mamos.

La preparación de los alimentos, se realiza de manera rudimentaria, las manipuladoras son mujeres miembros de la misma comunidad seleccionadas y capacitadas con los protocolos mínimos, ellas visten  sus atuendos típicos, usan zapatos y el cabello recogido como medidas de protocolo.

La cocina es en leña y en su mayoría los alimentos son cultivados por la misma comunidad a quienes se les compran lo cultivado en sus huertas caseras y en la misma institución los  jovenes cultivan sus propias verduras, legumbres y hortalizas. Mientras tanto las proteínas como la carne, el pollo y los huevos son traídos de ciudades cercanas.

Onasis Izquierdo, rector de la institución educativa de Gúnmaku, expuso las ventajas de este programa de alimentación escolar y el acompañamiento del gobierno departamental para su ejecución, logrando en el último año la cobertura del 100%, llevando el programa hasta sedes de esta institución ubicadas en la parte alta de la Sierra Nevada.

“La institución educativa de Gúnmaku , atiende seis sedes ubicadas hasta a tres  y cuatro días de distancia, hasta donde llega este PAE, brindando una porción de alimento acorde a las costumbres ancestrales de los indígenas permitiéndoles tener una mayor resistencia a los niños para sus desplazamientos dadas las condiciones del terreno” manifestó Izquierdo.

Para la preparación de los alimentos los lineamientos técnicos del Programa de Alimentación Escolar permitieron la elaboración de una minuta diferencial la cual contiene mayor número de carbohidratos y proteína lo que le da a los niños una mayor resistencia pero además un mayor interés y rendimiento en el estudio.

Carlos Payares Rodríguez, jefe de la Oficina de Programas de Alimentación de la Gobernación del Magdalena, señaló que este programa tiene tres componentes contractuales, dos de ellos  cubren el 100% de las comunidades indígenas, no sólo Arhuaca,  sino también beneficia a la comunidad Chimila asentada en el resguardo IssaOristuna en el municipio de Sábanas de San Ángel.

Luego de un recorrido por la comunidad indígena, llegó la hora del almuerzo y se pudo evidenciar la cara de los niños por saber que van a disfrutar de un almuerzo.

Uno a uno fueron llegando y acomodándose en el comedor escolar, de acuerdo a la programación el menú de este día fue sopa de pollo cargado de verduras, pero además una fuerte porción de proteína digna de cualquier venta tradicional que los llena de energía para afrontar las condiciones del terreno para volver a casa.

Conversando con los docentes de la institución, este programa de alimentación con las condiciones ancestrales les ha permitido a los estudiantes desarrollar mayores competencias, además, según el rector Onasis Izquierdo, estas porciones alimenticias diarias han permitido a los niños aumentar sus características nutricionales alejándolos de los peligros de enfermedades asociadas a la desnutrición.

Al finalizar del recorrido se sintió el agradecimiento, la amabilidad y la hospitalidad de las comunidades indígenas del departamento y con la convicción de que el PAE Magdalena, impacta positivamente en la vida de estas poblaciones respetando sus costumbres y actividades tradicionales  pero que contribuye a su calidad de vida suministrándole una alimentación diaria.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *