Erradicar la fiebre aftosa en el territorio colombiano, así como abordar los programas de fomento al consumo de carne y de leche, las donaciones a los sectores vulnerables, la promoción de exportaciones y la asistencia técnica a ganaderos, fueron los objetivos de la jornada de capacitación que realizó Fedegán a los recaudadores del FNG.

Además de actualizar a los recaudadores en los lineamientos estratégicos del FNG, la jornada profundizó en cada uno de los frentes en los que se invierten los recursos de las respectivas cuotas de fomento ganadero lechero y cárnico a lo largo y ancho de la geografía nacional.

“Gestión y recaudo es el área que hace posible que se consigan los recursos para cumplir los presupuestos necesarios para llevar a cabo los diferentes programas de inversión establecidos incluso en la ley 89 de 1993 que creó el FNG”, resaltó Jaime Daza, representante legal del Fondo Nacional del Ganado.

En este momento la misión no es mantener sino recuperar el estatus sanitario del país, de tal manera que esta situación haga posible la comercialización en los mercados internacionales de nuestros productos básicos, para el caso del FNG, la carne y leche de bovinos.

Eso es posible gracias a la manera como se articulan los presupuestos y al mismo tiempo a la manera como en los municipios más recónditos del país, hacen posible que los recaudadores transfieran los recursos que por ley le pertenecen al fondo parafiscal.

Esa es una tarea difícil, pero es importante que se lleve a cabo a pesar de las dificultades y la situación económica de cada región colombiana.

Añadió que hay complicaciones porque en muchos municipios el matadero es local y los alcaldes son los que deben girar los recursos parafiscales.

“El FNG los respalda con todo su engranaje jurídico y administrativo en la ejecución de dicha responsabilidad”, puntualizó Daza Almendrales.

¿En qué invertir los recursos?

Para Cresconio Banquez, subdirector de gestión y recaudo del FNG, “la Ley 89 de 1993 estipula en qué se deben invertir los recursos que se obtienen de la venta de cada litro de leche o de la venta de cada bovino que se realice a nivel nacional”.

De acuerdo con esa normatividad, los dineros parafiscales se deben utilizar preferencialmente en 10 aspectos específicos:

La comercialización de carne y leche destinada a los estratos sociales de medianos y bajos ingresos, pero al mismo tiempo a apoyar la exportación de ganado, carne y leche.

Asimismo, cofinancia la inversión en infraestructura física y social complementaria en las zonas productoras y se destinan también a la investigación científica y tecnológica, así como a la capacitación en el sector pecuario.

La asistencia técnica, la transferencia de tecnología y la capacitación para incrementar la productividad en la industria ganadera, es otro de los aspectos a los que se deben destinar los recursos.

Incluye, además, la promoción de cooperativas cuyo objeto sea beneficiar a los productores y consumidores.

Financia de manera simultánea programas y proyectos de fomento ganadero desarrollado por los fondos ganaderos con interés de fomento. Efectúa aporte de capital en empresas de interés colectivo dedicadas a la producción, comercialización e industrialización de insumos y productos del sector pecuario.

Los recursos financian a la vez, la organización de industrias con sistemas eficientes de comercialización que permitan en ciertos casos subsidiar los precios de la carne y de la leche, alimentos concentrados, subproductos de la carne y de la leche, para los consumidores de bajos ingresos.

No obstante, la Junta Directiva del FNG tiene la potestad de aprobar la financiación de otros programas de fomento de la ganadería nacional y la regulación de los precios de los productos.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *