Hoy, tenemos que referirnos a lo que podemos señalar ‘como las injustas actuaciones del Gobierno Nacional, frente a la problemática que presenta el Departamento en las diferentes áreas, pero especialmente en el aspecto vial.

Esto, lo mencionamos porque a diario nos enteramos de los diferentes proyectos que el Ministerio de Transporte y el de Medio Ambiente, avalan para adelantar diversidad de obras viales, con inversiones de gran cuantía, para departamentos diferentes al Magdalena.

Mientras aquí en el departamento se carece de una estructurada malla vial, en otros departamentos  se adelantan macro-proyectos viales como el que conecta al los departamentos, Guaviare y El Meta, en donde se invirtieron 39 mil millones de pesos para construir 44 kilómetros en pavimento rígido; en el Pacífico se han invertido $16.5 billones que equivale al 20% del total de los recursos invertidos en el sistema vial.

Pero, en el Magdalena continuamos sin respuesta del ANLA sobre la licencia ambiental para poder construir la doble calzada Ciénaga Barranquilla, que debe contemplar, según dicen los ingenieros conocedores de la problemática, el o los viaductos necesarios para evitar mayores males ambientales a la Ciénaga Grande de Santa Marta, como en el pasado sucedió con la construcción de la actual vía, la cual, soporta el paso de alrededor de 10 mil vehículos diarios, entre los que contamos tracto camiones de carga de más de 30 toneladas, camiones de doble troque, camiones de 3, 4, 6, y 9 toneladas de capacidad; buses interdepartamentales, y vehículos livianos. Es decir, que si en el Pacifico se han invertido 16.5 billones de pesos porque es “la puerta con la otra mitad del mundo”, según ha dicho el ministro de transporte Germán Cardona, porque el departamento del Magdalena que es la puerta de la conexión o la entrada de la materia prima, de la generación económica del país porque la vía Barranquilla – Ciénaga, conduce al interior del país y al puerto samario, que es el de mayor calado natural que existe en el país, no merece una inversión muy inferior a la que le hacen a la región Pacifica colombiana y no es que no la necesiten, pero debe recordar el presidente Santos que el departamento del Magdalena también es Colombia.

La gobernadora Rosa Cotes, la bancada parlamentaria, aliados con el gobernador del Atlántico, Eduardo Verano y algunos de los parlamentarios que cuentan con amigos en el Magdalena, han hecho frente común para salvar la situación que se ha presentado en el kilómetro 19, igualmente en la costa cienaguera, en donde el mar amenaza a la comunidad con la erosión costera. El senador Efraín Cepeda, a finales del año pasado, convocó al ministro de medio ambiente Luis Gilberto Murillo para que en Pueblo Viejo debatieran con la comunidad y los líderes la situación de la Ciénaga y la erosión costera y hasta ahora no ha habido pronunciamiento alguno, que nos conduzca a solventar la situación y la Ciénaga continúa muriéndose. Entonces, hay pronunciamientos en el interior que se pondrán en práctica nuevas tecnologías para la adecuación de las vías terciarias y Mintransporte viene a gozar de las playas de esta paradisiaca región, pero nada para las vías terciarias de nuestro departamento, no les importa que se pierda las cosechas de cítricos porque las vías no sirven, lo mismo pasa con las vías a la Sierra Nevada donde se cultiva el mejor café de Colombia.

Pareciera que estamos condenados a nuestra propia suerte. Porque lo que anunció el gobierno para el kilómetro 19, es un paliativo.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *