Después de las elecciones del 11 de marzo, quedó conformado el Congreso de la República, cuyo resultado es el que se esperaba, una gran mayoría integrada por los partidos de derecha. Es decir una gran mayoría en las dos Cámaras, lo cual, ha desatado por parte de los candidatos presidenciales, una gran batalla de negociaciones, que buscan el apoyo, para lograr una buena votación en la primera vuelta presidencial el próximo 27 de mayo.

Ya es por todos conocido, que en Colombia hemos cambiado ‘la identificación’ de la nominación de la política de partidos en tres opciones: “Derecha, Centro e Izquierda” que pueden ser o no, que  pueden pertenecer o nó a esas áreas, aunque no todos pertenecen a ellas o cumplen con lo preceptuado por lo que ellas encierran; alguno (s) predican y en el fondo, no practican, pero, por aquello de su protagonismo  han asumido posiciones que asustan, pues están convencidos que son los próximos protagonistas de la ‘Nueva Colombia’ y en ese fragor de publicitar sus campañas, han ido enredando a la opinión.

Analizando, por ejemplo, los planteamientos del candidato de la coalición ‘Petro Presidente’, la sociedad colombiana presenta gran división, los propietarios de inmuebles y llamados por éstos, los capitalistas, ante los anuncios realizados en campaña, se han llenado de temores al sentirse amenazados con el despojo de sus bienes, los cuales, han adquirido con el fruto de su trabajo y por otra parte, llama la atención, que la nueva ola de simpatizantes la componen la generación de estudiantes universitarios de escasos recursos, que asumen esta actitud como para mostrar una nueva faceta protagónica.

Pero, todas estas elucubraciones, van llevando a las campañas, hacía la aceptación del candidato, con el fin de adquirir mas y mas simpatizantes para lograr su cometido, cual es, la Presidencia de la República Colombiana. Y de acuerdo como van desarrollándose los debates, el ciudadano, entra en la aceptación de respuestas concretas sobra la problemática de la nación. Las encuestas mostrarán el crecimiento o el estancamiento de cada uno de los protagonistas, que en este momento, presenta una absoluta mayoría por parte de Iván Duque quien se perfila como ganador; Germán Vargas, su candidatura no pareciera surgir, ya los demás han avanzado en sus posiciones y Vargas aparece estancado, no despegar a pesar de su cercanía con el gobierno Santos, de haber su vicepresidente y desempeñado el cargo en dos ministerios.

Gustavo Petro, la piedra en el zapato de los colombianos, vive rodeado de comodidades y riquezas, pero manifiesta ser socialista izquierdista, viene constituyéndose en el candidato a derrotar, para proteger al país, según dicen los politólogos; Sergio Fajardo, con algunos simpatizantes pero no es su momento, creemos hará alianza con Petro y otro más y Humberto de la Calle quien es candidato de la alianza Partido Liberal y ASI, que no es de la simpatía de la mayoría de los liberales y que a todas luces, a pesar del bagaje, tiene muy poca aceptación.

Lo cierto que el que sea elegido presidente, tiene un futuro incierto con la seguridad del país, el desarrollo de los programas del posconflicto y culminar los procesos de paz, pues, aunque el gobierno pregone, en Colombia todavía no vivimos en paz.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *