El 7 de septiembre, indudablemente será una fecha inolvidable para todos los magdalenenses y en especial para todos los colombianos, pues ese día arribará a suelo colombiano, ‘Su Santidad el Papa Francisco’ en una visita a suelo colombiano con duración de cuatro días en los que visitará las ciudades de Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena.

Esta es, según las autoridades del Vaticano, la visita de mayor duración que el Santo Padre ha realizado a país alguno y que bien porque cuatro días con el representante de San Pedro servirá para que nuestro dirigentes políticos que se aprestan a desarrollar las campañas políticas para Senado y Cámara, realicen un verdadero examen de conciencia, aprovechando la visita del actual jerarca de la iglesia católica y representante  de Cristo en la tierra, para poner en orden su mente y corazón. Que sea el tiempo para que todas esas acciones corruptas, que son muy llamativas, pues, las cifras que bailan ante los ojos de los que se dicen políticos son supremamente atractivas, cesen, que las intenciones que cobijen a los que nosotros, el elector primario les vamos a dar la confianza para que nos representen en el Congreso, lo hagan con la seriedad y honestidad con que sus padres les han inculcado.

Nuestro País atraviesa por un periodo difícil, se ha dicho de parte del gobierno, que ya se ha hecho la Paz, que las FARC  no existen, que las armas del grupo guerrilleo amnistiado ya están a buen recaudo, que pronto se convertirán en un partido político; pero por otra parte escuchamos comentarios que ponen de manifiesto que todo lo que viene pregonando el actual gobierno no se ciñe a la realidad, que todo no es como lo pregonan y esta situación se torna cada vez más difícil, porque quienes hacen las denuncias no solo son los opositores a la forma como se llevó a cabo el proceso, sino, que quienes apoyaban al gobierno antes ahora cuestionan todo lo que en un futuro se cernirá sobre el pueblo colombiano.

Es muy diciente, que estando en una época pre electoral es ahora cuando se develen los casos de corrupción, que en algunos casos se presentaron en épocas eleccionarias, es decir, ya tienen sus años de haberse configurado, entonces, si esto, ya era del conocimiento de los denunciantes, porque, no lo hicieron en su momento, es decir, al tener conocimiento de los hechos. Y de ahí en adelante han venido suscitándose casos como el que nos preocupa, como lo que ocurre con la Vía de la Prosperidad. Trabajos paralizados, la carpeta o terraplén que esperaba asfalto ya comienza a mostrar su deterioro por las incesantes lluvias que se suceden en la zona. Y entonces nos preguntamos, si el Invias entregó los estudios para conformar el pliego licitatorio y estos estudios no se ceñían a la realidad, estableciendo los contratistas que no se podrían llevar a cabo los trabajos de la mejor manera, ¿por qué en el mismo momento no se presentaron las correspondientes denuncias? Ahora los magdalenense continuaremos frustrados, a la espera que una ley de la República, existente desde 1959, que ordena la rehabilitación de tan importante vía, tenga algún personaje piadoso o que coincida con la visita de algún otro Pontífice, para que le de la bendición y al fin, se logre concluir.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *