La crítica situación de gobernabilidad a la que se ha visto abocado el Gobierno Nacional a partir del paro nacional iniciado el pasado 21 de noviembre y que desbordó las expectativas de los organizadores por el alcance que han tenido las manifestaciones, los bloqueos y cacerolazos en las principales ciudades del país, matizado con violentos hechos de sabotaje y campañas de pánico que atemorizaron a la ciudadanía, exige una profunda reflexión desde los territorios y sus comunidades.

Paradójicamente el Presidente más joven en la historia de Colombia no ha conectado con los jóvenes y a los reclamos de las grandes centrales sindicales de trabajadores sobre el régimen laboral, pensional, tributario y de salud, se suman los temas de financiación de la educación pública, la corrupción y defensa del medio ambiente que, como nunca antes, los anima a protestar insistentemente.

En el encuentro que sostuvo el Presidente de la República, Iván Duque Márquez, con los gobernadores y alcaldes electos (Bogotá DC, 24/11/2019) anunció que iniciaría una Conversación Nacional con todos los sectores de la sociedad al expresar  “Que vaya a los territorios… Y qué bueno también que quienes son derrotados en las urnas, ante la expresión ciudadana, también tengan la capacidad de construir y no de trabarle el camino de progreso que se quiere desarrollar…”.

La aspiración del Señor Presidente orienta la reflexión hacia los mecanismos de participación ciudadana consignados en la Constitución del 91 cuando exhorta a gobernadores y alcaldes electos:  “La conversación que queremos abrir busca que vayamos a los territorios, y que, de aquí a marzo, se recuperen esas capacidades de todos los colombianos de entender cuáles son las distintas posiciones, y plantear propuestas que nutran sus planes de desarrollo y que nos ayuden a nosotros también a ser más efectivos en los territorios.”

La respuesta de los mandatarios electos no se hizo esperar y el Alcalde electo de Medellín, Daniel Quintero, se apresuró a proponer la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente que no encontró eco entre sus colegas y demás estamentos de la sociedad por las circunstancias actuales. De otra parte el Gobernador electo del Magdalena, Carlos Caicedo, acogió la invitación del primer mandatario y en una carta le propuso una metodología más corta en el tiempo y con resultados validados por todos los colombianos: “También consideramos que esta es la oportunidad para que ese ejercicio se convierta en un Gran Diálogo Nacional con miras hacia las reformas y cambios que debemos acordar para una Colombia, justa, unida y en paz. Creemos que las conclusiones del proceso del Diálogo Nacional sean sometidas a una Consulta Popular vinculante y que los ciudadanos decidan mediante voto sobre sus principales problemas y necesidades”, escribió Caicedo.

Con esta propuesta se descarta la de una Constituyente y se recurre a los mecanismos establecidos en la Constitución del 91 como es la Consulta Popular. Esperamos que de todas maneras esta metodología sea aplicada cuando asuma la Gobernación porque, si bien el Magdalena demostró que puede protestar pacíficamente, escuchar y entender a las comunidades y concertar soluciones debe ser una tarea del gobernante desde el principio de su gestión. De esta manera logrará conectarse con los habitantes del Magdalena quienes así podrán participar activamente en el Plan de Desarrollo Departamental y construir presupuestos participativos que por primera vez en la historia respondan a los anhelos de los magdalenenses.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *