Con gran preocupación hemos observado el desarrollo del nuevo gobierno, que aún no muestra asomos, de ser un gobierno carismático coherente con lo que se pregonó durante su campaña y lo que es peor aún, de que a pesar que aglutina gran parte de personajes de la política que se han congregado alrededor de un líder como el expresidente Álvaro Uribe Vélez, hombre carismático inteligente y frentero, para conformar un partido denominado “Centro Democrático” convertido en el partido vencedor en las últimas elecciones presidenciales en las que obtuvo 10.373.320 su candidato Iván Duque Márquez, nuevo presidente de los colombianos, superando a Gustavo Petro candidato opositor en la segunda vuelta.

Este joven partido obtuvo la mayor votación (19) en el Senado y en la Cámara de Representantes  obtuvo la 2ª  votación con 32  curules.

Todo esto causó gran satisfacción en los seguidores de este Nóvel partido político, el cual, se convirtió en la primera fuerza política del país, una vez culminado el debate electoral.

Un partido que agrupa jóvenes profesionales con iniciativas políticas y veteranos de la política con trayectoria a nivel nacional muestra arraigo y fuerza para desarrollar una nueva faceta de la política nacional que a todas luces presagia que marcará un hito en la nueva historia política del país.

Pero, notamos, que no ha sido el mejor inicio de la ejecutoria presidencial, puesto que el presidente Duque, ha tenido que enfrentar grandes obstáculos para llevar ante el Congreso, proyectos que hagan su tránsito en las diferentes comisiones y logren la aprobación por parte de los parlamentarios colombianos y no sabemos si es inexperiencia,  falta de asesoría o en su defecto, capricho de quien quiere convertirse en una rueda suelta, como el hijo que llega a la mayoría de edad y quiere tomar sus propias decisiones, sin escuchar el consejo de los mayores.

Nos hemos dado cuenta, que los proyectos presentados no han obtenido el consenso necesario para tener un fluido trámite y hasta se han considerado algunos atentatorios, en contra de la estabilidad económica de los colombianos. Además, parece ser, que los perdedores en la contienda electoral, hacen ingentes esfuerzos para entorpecer el desarrollo de este gobierno.

Ante eso, vemos, que no está bien estructurado el futuro del Partido, pues, desde esta tribuna regional, observamos que a diferencia de los partidos que existen, ya están haciendo convocatorias para señalar sus candidatos a concejos, asambleas, gobernaciones y alcaldías. En cambio, Centro Democrático  en el Magdalena, no se ha manifestado.  Por lo menos, si existiera una configuración o estructura que muestre los diferentes comités tanto departamentales como municipales, a pesar de que contamos con un senador, éste, no es mayormente visible y apostamos que no conoce a los verdaderos integrantes del partido, porque sin lugar a dudas, lo que podemos decir que existen ‘uribistas’, es decir, seguidores de Álvaro Uribe y no integrantes de Centro democrático. y como no existe infraestructura de partido el futuro es incierto. Lo que quiere decir, que el día que el ex presidente Uribe decida abandonar el trasegar político, hasta ahí llegó Centro Democrático. ¿Existe una base de datos del partido? ¿Los ‘integrantes cuentan con sus carnets? Conoce el senador Henríquez a los miembro? ¿Cómo es que un militante conservador,  fue candidato por su partido y en la siguiente elección fue candidato del Centro Democrático y… viceversa?.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *