Por. Melchor Tirado Torres *

Lo único permanente y constante en la faz de la tierra como organismo vivo es el cambio; la evolución humana en su inquebrantable trasformación debería propender, y considero lo esperado y deseado por un mundo cada vez mejor, cada vez más justo, cada vez más equitativo, cada vez más seguro… “ese es el deber ser”… pero “el ser” es otro totalmente diferente en el cual hay aspectos en los cuales hemos retrocedido o  involucionado,  y, uno de esos aspectos cruciales es la Esclavitud, supuestamente en apariencia abolida casi en la faz de la tierra; la esclavitud, como institución jurídica, es una situación en la cual una persona es propiedad de otra. Así entendida, constituye una forma particular de relación de producción como tal –concepto que respeto, pero no comparto-, propia de un determinado nivel de desarrollo de las fuerzas productivas en la evolución de la economía. La esclavitud se manifiesta hoy en tres modalidades: a). Ya como “esclavitud pura”, ejemplo: el tráfico compra y venta de personas como vulgar mercancía- niños y mujeres-, b). Esclavitud “evolucionada”, en la figura de la trata de personas y c). Esclavitud “disimulada” la que se da cuando, “estando el individuo libre” se le pagan salarios o emolumentos insuficientes, a sabiendas de que esos no cubrirán los ingresos mínimos para permitir la subsistencia y el desarrollo… esta es una esclavitud moderna e invisibilizada por el mundo –tema posible a tratar en otro artículo-. Nuestro código penal en su artículo 188 A, define y tipifica la trata de personas de la siguiente manera: El que capte, traslade, acoja o reciba a una persona, dentro del territorio nacional o hacia el exterior, con fines de explotación, incurrirá en prisión de (…). “Para efectos de este artículo se entenderá por explotación el obtener provecho económico o cualquier otro beneficio para sí o para otra persona, mediante la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre, la explotación de la mendicidad ajena, el matrimonio servil, la extracción de órganos, el turismo sexual u otras formas de explotación”. “El consentimiento dado por la víctima a cualquier forma de explotación definida en este artículo no constituirá causal de exoneración de la responsabilidad penal”. El fenómeno de la trata de divide en dos:a). Trata Externa: se refiere a la trata de personas que involucra el desplazamiento de la víctima con fines de explotación fuera del territorio nacional y b). Trata Interna: se refiere a la trata de personas que involucra el desplazamiento de la víctima con fines de explotación dentro del territorio nacional. Es un delito internacional de lesa humanidad y viola los derechos humanos de la persona. También, se lo denomina la esclavitud del siglo XXI. Es una violación a los derechos humanos que atenta contra la libertad y la dignidad de las víctimas. Por ser un delito particular de esclavitud tiene sus orígenes casi que al inicio de la humanidad mutando su forma en todas las épocas. En la antigüedad romana, la palabra plagio (secuestro) surge con el significado de la re esclavización de los libretos para su venta e, inclusive, de gente nacida como ciudadana libre que  era plagiada (secuestrada) y vendida como esclava. Dicha actividad ilícita era conocida como trata de blancas. Sin embargo, en la actualidad, esta denominación se considera errónea o simplemente anacrónica, debido a que la práctica se origina en un periodo de esclavitud donde la “trata de negros/as” era una situación aceptada por la población y por el Estado; en cambio, para esa era, la esclavitud de mujeres de raza  blanca –origen de la expresión “trata de blancas”-era un delito: eran trasladadas de su lugar de origen para ser posteriormente explotadas como prostitutas o concubinas. En la actualidad, el término correcto es trata de personas, el cual sirve para denominar cualquier tipo de trata de personas sin importar la edad, sexo o raza.​ Fuente de apoyo. Wikipedia. La enciclopedia libre.

 

* Abogado eIngeniero Electrónico

melchortiradot@gmail.com

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *