Como parte de su compromiso con la protección de la Ciénaga Grande de Santa Marta, y en el marco del Proyecto de Restauración Hidráulica y Ambiental del Sector Suroccidental del Complejo Lagunar, la Corporación Autónoma Regional del Magdalena CORPAMAG, viene adelantando un monitoreo de fauna silvestre, teniendo en cuenta tres etapas: antes, durante y después de las actividades de dragado.  El objetivo de este trabajo es identificar y conocer las especies que habitan en los caños donde se interviene y además determinar el impacto ambiental logrado con la entrada de agua dulce y la recuperación del mangle en los diferentes sectores.

Estos monitoreos se realizan a través de trabajos de campo, utilizando las metodologías de muestreo para los distintos grupos taxonómicos de vertebrados terrestres: aves, reptiles, anfibios y mamíferos. En estas comunidades de animales hay especies que ocupan los distintos eslabones de la cadena trófica: carroñeros, consumidores primarios y depredadores tope, por lo que son también indicadoras de la condición tendencia de los ecosistemas, a partir de la interpretación de los índices de diversidad biológica.

Este monitoreo en el Caño Martinica  arrojó como resultado  la presencia de uno de los mamíferos acuáticos más amenazados de Colombia, después del diezmado manatí, la nutria de rio (Lontra longicaudis).  Esta especie fue captada por cámaras trampa, instaladas por la Corporación, logrando identificar a un macho adulto y en las márgenes del caño se registraron importantes mamíferos como el ponche (Hydrochoerus isthmius), el cual se encuentra amenzado por la cacería furtiva y los incendios, así como venados, pequeños felinos, osos hormigueros gigantes, mapaches y distintas especies de zorros.

Este sistema de caños y humedales de los cuales hace parte los caños Martinica, Hondo, Renegado, Condazo y sus tributarios son parte de la red hidrográfica que crea el Sistema Delta Estuarino del Río Magdalena Ciénaga Grande de Santa Marta, sitio RAMSAR designado como Humedal de Importancia Internacional el 18 de junio de 1998 cubriendo un área de 400.000 hectáreas aproximadamente.

El principal objetivo de las áreas RAMSAR es crear y mantener una red internacional de humedales que revistan importancia para la conservación de la diversidad biológica mundial y para el sustento de la vida humana a través del mantenimiento de los componentes, procesos y beneficios/servicios de sus ecosistemas (RAMSAR 2017).

Por su importancia ecológica y cultural la Ciénaga Grande de Santa Marta también ha sido declarada reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1979 y reconocida a nivel mundial como el “Aeropuerto Internacional de las Aves”.

Las especies de aves avistadas durante el monitoreo corresponden al 32.5% del total de especies registradas, correspondientes a 17 órdenes y 33 familias; nueve especies migratorias boreales que provienen del norte del continente americano.  Uno de los avistamientos más importantes registrados fue el de la especie Chauna chavaria conocida comúnmente como Chavarria, ave casi endémica de Colombia cuya población se encuentra gravemente amenazada en categoría vulnerable (VU) a nivel nacional debido principalmente a la cacería indiscriminada, la cual representa una especie objeto de conservación.

En los caños se encuentran zonas de transición entre humedal y bosque, que aportan un incremento significativo de la biodiversidad de vertebrados por ser fuente de alimento y hogar para muchas especies. Los anfibios y reptiles son un grupo particularmente importante por su función ecosistémica al conectar el flujo energético entre los ecosistemas terrestres y acuáticos, dentro de los anfibios se reportan para la zona especies endémicas o de  distribución restringida (Ceratophrys calcarata; Typhlonectes natans; Pleurodema brachyops; Helicops danieli), y algunas especies en categorías de amenaza como las tortugas continentales y cocodrilianos que como el caimán aguja (Crocodylus acutus), especies insignia de estos ecosistemas y objeto de conservación a nivel regional.

Identificar estas especies, le permite a la CORPAMAG conocer los cambios y efectos sobre la fauna a lo largo del escenario de manejo y restauración ecológica que acompaña a las obras de dragado, las cuales han permitido llevar agua dulce al complejo lagunar recuperándose de manera significativa el bosque de manglar.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *