Después de dos años de estricto monitoreo a las medidas adoptadas para controlar el virus de la enfermedad y a los procesos de vacunación masiva a cargo del Fondo Nacional del Ganado administrado por FEDEGÁN, y con base en los resultados de la reciente visita de una comisión de la autoridad mundial de sanidad animal, OIE, Colombia recuperó el estatus sanitario de país libre de fiebre aftosa con vacunación.

Ante la noticia, esperada desde finales de 2019, el presidente ejecutivo de la Federación Colombiana de Ganaderos (FEDEGÁN), José Félix Lafaurie Rivera, expresó su satisfacción y auguró una nueva etapa de crecimiento para la ganadería. “Mi primera reacción es de gratitud, en primerísimo lugar, a los ganaderos, que respondieron a la invitación a recuperar la cultura sanitaria y vacunar con disciplina; pero también al equipo técnico del Fondo Nacional del Ganado administrado por FEDEGÁN y a los miles de vacunadores que recorren el país rural dos veces al año, en la campaña de vacunación masiva más compleja y sostenida del país”.

El dirigente gremial recalcó que este nuevo logro es una demostración de las ventajas de la colaboración entre los sectores público y privado, en este caso entre FEDEGÁN como administrador del Fondo Nacional del Ganado, el Ministerio de Agricultura como responsable de la política pública agropecuaria, y el ICA como autoridad sanitaria. Nuestro agradecimiento al presidente Duque, que siempre creyó en los derechos y en la capacidad de FEDEGÁN como administrador del Fondo, y al ministro Valencia, con quien restablecimos esa fructífera alianza entre lo público y lo privado.

“Hoy es un día de fiesta para la ganadería -manifestó- como lo fue cuando, en 2009, recibimos por primera vez esta certificación, que se perdió en 2018 como resultado de las decisiones no técnicas sino persecutorias del anterior gobierno, que le quitó a FEDEGÁN la administración parafiscal, liquidó el Fondo Nacional del Ganado, desintegró el equipo técnico que había logrado la certificación y administrado los ciclos de vacunación, y reversó los avances en trazabilidad y control a la movilización de ganado, lo que permitió la reinfección del país por la falta de protección sanitaria frente al contrabando desde Venezuela”.

“No se trata de poner el retrovisor -aclaró el dirigente gremial-, pero fue mucho lo que se perdió en términos de recursos y, sobre todo, de oportunidades frente a los mercados externos. Hoy -insistió- arranca una nueva etapa para la ganadería, y aunque también falta recuperar ‘tiempos perdidos’ en trazabilidad y control de movilización de animales, el estatus sanitario recuperado nos abre las puertas de mercados de carne principalmente, tan importantes como el de China”.

“La ganadería competitiva y sostenible con la que estamos comprometidos -concluyó Lafaurie- tiene las fortalezas para convertirse en motor del desarrollo agropecuario y factor determinante para la tan necesaria diversificación de exportaciones. La primera meta, que vamos a cumplir con la recuperación de estatus sanitario y con el apoyo del gobierno, es alcanzar un nivel de exportaciones de 500 millones de dólares para 2022… y será apenas el comienzo de la nueva ganadería colombiana”.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *