El Gerente de Aguas del Magdalena, Ricardo Torres Benjumea, atendiendo una invitación del Honorable Concejo Cienaguero hizo presencia en el recinto edilicio para aclarar una vez por todas lo concerniente a la instalación de la línea de conducción de 900 mm para la optimización del sistema de acueducto del municipio. En el evento hicieron presencia el secretario de infraestructura municipal Jhon Marulanda, el secretario jurídico del municipio Álvaro Avendaño, concejales y líderes comunales.

Los honorables concejales cienagueros atentos a las explicaciones del gerente Ricardo Torres

Al inicio de la sesión la presidencia cedió la palabra a los honorables concejales quienes de manera agresiva y desconfiados, solicitaron al gerente Torres ‘no entregar más mentiras y aclarar de una vez, lo concerniente al proyecto en discusión.

Durante su intervención el representante de Aguas del Magdalena Ricardo Torres, aclaró  las dudas de los honorables concejales y mostró con gráficas los sitios en los cuales se hallaba instalada la línea de conducción y aclaró que “hemos entregado desde el pasado 3 de septiembre sin mácula la línea de conducción de 900 mm al Municipio de Ciénaga, que a la misma se le había practicado la desinfección del sistema y se habían realizado las pruebas hidrostática, con óptimos resultados; sin embargo, una cosa es entregar y otra muy distinta es recibir y la tubería aún no ha sido recibida por la entidad territorial, pese, a que se le han entregado todos los documentos solicitados por la Administración Municipal.

El secretario de infraestructura John Marulanda hace unas aclaraciones sobre el tema

Asimismo, dejó claro en su intervención que en Aguas del Magdalena “construimos infraestructuras mas no las operamos” y añadió que una vez se reciba la obra y se ponga en funcionamiento, las fugas que se presentaren en las lineas de internas de distribución, su reparación será responsabilidad del operador. El gerente Torres al final de su intervención, lamentó la ausencia del operador en la reunión y le manifestó al secretario de infraestructura municipal John Marulanda, que aún sin que le recibieran la obra la pusieran en funcionamiento para evitar que se deteriorara por falta de uso, tal y como está el tanque de 5000 mts cúbicos que esta sin uso pero lleno de sedimento, basuras y escombros, altamente contaminado y que es un desperdicio, que la ciudad no puede darse el lujo de mantener.

 Los concejales que en un principio se mostraron agresivos y desconfiados, al final de la sesión señalaron haber aclarado sus dudas, comprometiéndose a realizar la supervisión de las obras en compañía del Secretario de Infraestructura y Operadores de Servicios de la Sierra, estableciendo como fecha el 10 diciembre para el recorrido de verificación y conocidos los resultados proceder a su recibo.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *