En el Juventus Stadium, Sevilla y Benfica definieron desde el punto penal (4-2) el campeón de la Uefa Europa League después que en los 120 minutos reglamentarios ninguno de los dos equipos lograra hacerse daño y terminaran igualados 0-0. De esta manera el conjunto español logró su tercera copa en este torneo. 

Sabor amargo para el equipo portugués que sufrió con esta su octava derrota en una final europea y se mantiene la ‘maldición de Guttman’ para el Benfica, escuadra que contó con claras opciones a lo largo de los 120 minutos, pero en la línea siempre apareció el pie de Alberto Moreno y de Nicolás Pareja para evitar que los gritos de gol para el conjunto luso.

Por su parte el Sevilla, que contó con Carlos Bacca los 120 minutos y quien anotó el primer penal para el equipo español en la tanda definitoria, se alza por tercera ocasión con este torneo. El equipo dirigido por Unai Emery que finalizó con siete disparos a la portería, uno de ellos en los pies del delantero colombiano, fue el más claro en la definición desde los 11 metros y además contó con las manos salvadoras de Betto quien atajó los penales a Óscar Cardozo y a Rodrigo. 

Para el Sevilla anotaron sus penales Carlos Bacca, Stephane Mbia, Coke Andújar y Kevin Gameiro, sin fallar ninguno, mientras que para el Benfica anotaron los suyos los brasileños Lima y Luisao.

En el primer tiempo, el Benfica se hizo dueño del balón y el Sevilla trató de sorprender al contragolpe con la rapidez de Ivan Rakitic y Carlos Bacca, siendo las mejores ocasiones para el equipo portugués. Esas mejores oportunidades llegaron en los dos minutos de descuento de la primera parte. La primera fue del lateral uruguayo Maxi Pereira, que se encontró solo frente a Beto al recibir un pase adelantado de Ruben Amorim, y su remate se estrelló en el cuerpo del portero.

Por último, en una auténtica tromba de juego benfiquista, el argentino Nico Gaitán se encontró también solo ante Beto, pero en el forcejeo con su compatriota Federico Fazio cayó al suelo, reclamando penalti.

La segunda parte empezó como había terminado la primera, con nuevas ocasiones del Benfica, dos claras en el minuto 48. En la primera un pase de Maxi Pereira dejó solo al brasileño Lima, pero cuando su remate se colaba fue sacado por el argentino Nico Pareja. El Sevilla tuvo su primera ocasión del partido en el minuto 52 cuando José Antonio Reyes, exjugador del Benfica, recibió un pase de Rakitic que lo dejó frente al portero esloveno Jan Oblak pero su disparo se marchó fuera.

En el espacio de tres minutos llegaron dos jugadas dudosas en el área sevillista, aunque en ninguna de ellas concedió penal el árbitro alemán Felix Brych. En el 57, Alberto Moreno derribó a Lima y en el 60 un disparo de Rodrigo dio en la mano de Daniel Carriço. En el minuto 72, de nuevo Maxi Pereira dio un pase a Lima dentro del área pero se entretuvo y la defensa sevillista sacó el balón.

El Benfica lo siguió intentando y en el minuto 84 un disparo de Lima que se colaba fue despejado a córner con apuros por Beto. En el minuto 9 de la prolongación entró Óscar Cardozo en lugar de Guilherme Siquiera. Jorge Jesús puso a un tercer delantero junto a Rodrigo y Lima.

Aunque Carlos Bacca pudo dar la victoria al Sevilla en la más clara ocasión de su equipo en el minuto 101. Ruben Amorim no acertó a despejar un balón y el colombiano se quedó solo frente al portero Oblak, pero su disparo se marchó alto.

Pese a esa ocasión, el Benfica hizo más méritos, pero acabó perdiendo.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *