Unimagdalena exaltó la trayectoria y excelencia de sus docentes
13 mayo, 2019
Santa Marta recibe al Triatlón internacional
15 mayo, 2019

Aracataca: Murió la más veterana de las “Marquesas de Macondo”.

Por: José Manuel Polo

“Siempre decía que el día de su muerte no la lloraran, que colocaran música y bailaran; porque ella era así: alegre, rumbera y guapachoza”:

La eterna reina del carnaval.

Y así fue! Todos los moradores de su barrio y amigos de Aracataca la acompañaron a darle cristiana sepultura de una manera que parecía un cuento macondiano más y de no creer, porque todos le cumplieron su deseo  más preciado y de la manera que ella siempre lo había pedido:

Con buena música de tamboras al mejor estilo de una cumbiamba macondiana y bailando por las calles de Aracataca, en la que familiares y amigos danzaron con el féretro al son de una música alegre aunque con un poco del  lamento del bullerengue y fiesta folclórica, en la cual, el tambor alegre repicaba en las manos de jóvenes músicos de esta tierra, quienes sin importar el aguacero que acababa de caer en “Macondo”, dieron cumplimiento a su última voluntad.

Siguiendo siempre adelante con todos sus familiares y artistas que la conocieron alegre como un sol de medio día y quienes con clarinete en mano y al son de las palmas de los participantes en dicho cortejo fúnebre, apoyaban la melodía de aquella popular canción que entre versos y pregones dice:

“Se va! se va!…se va, se va mamá se va”.

Sus orígenes.

María Marquesa Fontalvo Orozco, nació un 25 de agosto de 1941 en Bellavista Magdalena,  un caluroso y humilde corregimiento de la Costa Caribe, jurisdicción de Algarrobo en la parte norte de este importante departamento colombiano donde dio sus primeros pasos.

“Ella era todo un personaje; era una mujer sin igual, como muchos de los que hoy habitan en Aracataca: Cuna del Realismo Mágico y de las Mariposas Amarillas”, expresó Edgar Pérez Ibáñez, quien fue  un gran amigo de ella y gestor cultural de Aracataca.

Fue conocida por todos en el pueblo y, murió este domingo a sus 78 años de edad. Evento este, que inundó de dolor y mucha tristeza, a sus hijos, familiares, amigos y vecinos, con quien convivía y departía  en el barrio Galán de la tierra Nobel, donde además, era muy querida, y catalogada, como una de las abuelas más carismaticas del pueblo.

Reconocimiento social.

Esta humilde y talentosa mujer gozaba de un importante reconocimiento social a tal punto; que fue reina de la tercera edad y representó a Aracataca en diferentes eventos tanto locales como regionales, donde  logró con gran éxito, ocupar los mejores puestos por su desenvolvimiento, talento y destreza en el baile a pesar de su avanzada edad.

Tuvo  9 hijos, 35 nietos y 22 bisnietos. Toda una matrona que infundía fortaleza, respeto y admiración, entre todos los que la conocían en “Cataca”.

Pero como toda ley de la vida, se cumple, este mes de mayo no ha sido nada feliz para sus familiares que sufrían al saber de su enfermedad y más aún, cuando apenas se escuchaban los primeros cantos de los pájaros en  macondo, también sus familiares conocían la triste noticia que la negra Marquesa, había partido al encuentro con Dios.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *