El Gobierno nacional, a través del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, hizo hoy un llamado a los alcaldes para que implementen los planes de contingencia para reducir las consecuencias del Fenómeno del Niño, entre ellas la afectación del servicio de agua potable.

De acuerdo con el reporte elaborado por ese Ministerio, en conjunto con los Consejos Departamentales de Gestión del Riesgo y los Planes Departamentales de Agua, hay 34 municipios con algún nivel de racionamiento.

“Nuestra invitación a todos los ciudadanos es a ahorrar y racionalizar el agua, para mitigar los posibles impactos en la temporada de sequía”, dijo el Viceministro de Agua y Saneamiento Básico, José Luis Acero.

Según el funcionario, en 81 municipios los prestadores del servicio de acueducto aún no han reportado su plan de emergencia y contingencia para garantizar la continuidad y calidad en la provisión del servicio de agua.

Acero informó que la entidad viene brindando apoyo y asistencia técnica a los prestadores del servicio público de acueducto, a los municipios y a los departamentos, con el propósito de evitar posibles desabastecimientos o cualquier alteración en el suministro de agua potable.

Medidas

Por su parte, el titular de la cartera de Vivienda, Jonathan Malagón, instó a los responsables de la prestación del servicio de acueducto para que adopten las siguientes medidas:

  1. Ejecutar programas sobre el uso eficiente del agua, que incluyan campañas de sensibilización de la población para ahorrar y evitar el desperdicio en ocasiones como lavado de carros, riego de plantas o el uso desmedido a la hora del baño o aseo del hogar.
  2. Formular e implementar los planes de contingencia frente a los impactos de un posible Fenómeno de El Niño.
  3. Los planes de contingencia deben proveer información sobre la identificación de fuentes alternas de abastecimiento y establecer indicadores para los niveles de alerta.
  4. Articular las medidas de contingencia formuladas con las acciones propuestas por el municipio, a través de la participación en los Consejos Municipales para la Gestión del Riesgo de Desastres (CMGRD).
  5. Realizar monitoreo permanente del comportamiento, la calidad y los caudales de las fuentes de abastecimiento, con el objeto de generar alertas tempranas frente a la ocurrencia de eventos de escasez.
  6. Desarrollar, en coordinación con las Corporaciones Autónomas Regionales y demás autoridades ambientales, planes de protección de cuencas y microcuencas abastecedoras.
Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *