Trabajo de Agrosavia y Ciat para identificar variedades que fortalezcan agroindustria en el país. Estas variedades se liberarían en la Zona Bananera y también estarían destinadas al mercado en fresco para mejorar los índices de nutrición de los colombianos.

Con el objetivo de atender la demanda de la cadena de yuca en Colombia, la Corporación colombiana de investigación agropecuaria, Agrosavia, y el Centro Internacional de Agricultura Tropical, Ciat, adelantan una investigación que beneficiará el consumo fresco y la agroindustria del país, a partir de la identificación de variedades con ventajas comparativas frente a variedades comerciales y locales, principalmente para las condiciones agroecológicas de los valles y sabanas del Caribe, altillanura y costa Pacífica.

“Actualmente, se tienen pruebas avanzadas de rendimientos de las cuales, al ser seleccionadas variedades superiores, serán registradas ante el ICA para ser liberadas como nuevas variedades de yuca para el país. En el caso del consumo fresco o yucas dulces, serían con rendimientos por encima a las 11 toneladas por hectáreas y contenidos de glucósidos cianogénicos menores a 100 partes por millón y para yucas industriales variedades con rendimientos superiores a las 19 toneladas por hectáreas de raíces frescas, contenido de materia seca y almidón superior al 35% y 28%, respectivamente”, explica el investigador Rommel Igor León Pacheco del Centro de Investigación Caribia de Agrosavia.

Estas variedades promisorias se encuentran en diferentes etapas de evaluación y, de acuerdo a su uso, se busca mejorar el rendimiento, contenido de materia seca, calidad nutricional y tolerancia a plagas y enfermedades.

Consumo de yuca

En Colombia, el consumo de yuca industrial supera las 269.000 toneladas, de las cuales se usan 69.000 toneladas para almidón y 200.000 toneladas para otros usos.

Pero la estacionalidad de la producción de yuca es uno de los problemas que afecta principalmente a la agroindustria de la yuca debido a la escasez de materia prima causada por la producción que se concentra en determinadas épocas del año. El 12.64% de la yuca industrial cosechada, es decir 15.113 toneladas, han sido destinadas al consumo en fresco.

Este último destino presentó los porcentajes más altos en Caldas, Risaralda y Tolima, debido a que en estas regiones se tiene preferencia por las variedades de doble propósito que permiten aprovechar situaciones coyunturales del mercado para obtener los mejores beneficios.

“Con respecto a la estacionalidad, Agrosavia está buscando materiales que puedan ser cosechados durante ciclos más largos sin que el contenido de materia seca disminuya drásticamente, lo que le va a permitirle al productor surtir de raíces a la agroindustria en épocas donde convencionalmente no lo hacía”, señala León Pacheco

Actualmente, en la región Caribe, se ha impulsado el establecimiento de plantas para la extracción industrial de almidón de yuca, el cual ha encontrado una salida comercial en la industria del papel, cartón, alimentos, bebidas, entre otros.

Compártelo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *